El Bueno, El Malo y El Cliente

on

Antes que nada #HatersGonnaHate ¿Sabes ese dicho que dice “el cliente siempre tiene la razón”? Claro que lo conoces, todos hemos sido clientes de algún o de alguien por ende, todos hemos usado esa frase ya sea para demandar un buen servicio o para usarlo como un código secreto que le envías a tu cerebro para no convertirte en el increíble Hulk y desbaratarle la nariz contra el mostrador a ese consumidor del infierno.

Después de ser un cliente más por 23 años de mi vida, hoy día soy uno de los miles de millones de personas alrededor del mundo que le toca tomar tu pedido y tener paciencia ante TODOS y cada uno de los casos que se me presenten. Hoy, dependiendo de como lo veas, ganaré muchos enemigos o me volveré en la voz del Espártaco de las cajas. #HaterGonnaHateNo Soup

Recuerdo cuando tenía como 15 años e iba a alguna tienda o restaurante, me preguntaba, “¿qué carajo le pasa a esa tipa, acaso no le dieron su tanda anoche?”, si, de esa oración mental fui culpable en repetidas ocasiones, pero ahora, entiendo cada una de las muecas, caras y expresiones de ese colaborador ya que hoy por hoy me ha tocado atender más de 5 mil pedidos y puedo tener una idea de lo que pasa por la cabeza de esa persona. Imagina cuanta gente pasa por esa caja diariamente, semanalmente, mensualmente y anualmente. Imagina cuantas caras de felicidad y dolor le toca estar en contacto con ese operador de caja. Imagina cuantas historias, cuentos, leyendas, y mitos se escuchan a lo ancho y largo de esa persona, ¿no crees que hasta el mejor y más paciente empleado del mes se cansaría?

OJO! no digo que este pobre diablo no quiera estar ahí, o que no le guste su trabajo, solo digo que a veces nosotros los clientes somos un reverendo dolor en el culantro. Bien, con esto en mente los voy a encaminar en la ruta a ser un mejor cliente, muchas cosas van a sonar estúpidas o injustas pero haz mente de que cada cliente es un nuevo jefe para esta persona y por más que su trabajo incluya tratarte como un rey en su trono, nadie quiere un rey que valga bestia.

  1. Ten paciencia: detrás de las paredes hay gente trabajando para que te llegue la comida, no pienses que están jugando jacks en la cocina, lo bueno toma tiempo y no es culpa del mesero, su labor no tiene nada que ver con la velocidad de los fogones.
  2. No lo vez pero haces fila: te dieron el menú y en ese preciso momento te da por ver el celular y/o hablar de todas las cosas que no dices mientras esperas la comida, cuando regresa el mesero empiezas con el “aaahhhh… eeehhhh… no sé que pedir”.
  3. No sabemos qué es “algo rico” para tí: la carta consta de más de 20 items en venta, si supiera a rayos y centellas no estuviese en el menú… GENTE, TODO ESTÁ RICO/BUENO/SABROSO! Jamás vas a recibir una respuesta como “pide el atún porque el filete sabe a mierda”.
  4. Siguiendo el punto anterior, las frases “¿qué me recomiendas?” y “¿qué es lo que más se pide?” son una muestra de la falta de libre albedrío que los seres humanos podemos llegar a tener, estás dejando que otra persona elija que vas a meter a tu boca pasando por encima de tus gustos y preferencias personales. Wao, eres un aventurero.
  5. Si pides una recomendación, haz caso: creo que esto está bastante claro.
  6. No seas lento: la fila de pago en el supermercado no es el lugar apropiado para contestar correos, entablar conversaciones con amigos que no habías visto en 30 años ni mucho menos para contarle tu día a la cajera (ella no es psicóloga).
  7. Pregunta estúpidas, respuestas estúpidas: “¿los onion rings son anillos de cebolla?, ¿el ron cola trae ron?, ¿cuantas papas vienen en una orden?, ¿el rack de costillas viene con hueso?, ¿las wings son de pollos pequeños o pollos grandes?” Ya ven a donde quiero ir con esto. A pensar un poquito señor@s clientes.

Aquí una pequeña prueba del caramelo de la ignorancia que secretamos todos. Y no me tomen a mal, hay casos y hay casos, también he tenido el honor de atender muchas mentes brillantes en términos de pedidos y dentro de lo que cabe son ellos los que enderezan el muro que contiene a la bestia de ojos rojos que vive en mí. A tí cliente en potencia, te digo esto, si quieres ser atendido como una persona inteligente, compórtate como tal. Ser buenos clientes no cuesta nada, a menos que la persona que te atienda sea un cara de nance. Ahh… y por amor a todo lo que es limpio y decente, deja propina. #HaterGonnaHate #LaVerdadDuele

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *