¡Por El Poder De Los Chiles!

A lo largo de la historia, los chiles han estado presentes en muchas de las bases gastronómicas a lo ancho del planeta y Panamá no es la excepción, con nuestro ají chombo siempre presente en platillo autóctonos como el saos o el ceviche panameño.

Muchos ven el chile o el ají picante como un tabú y hasta algo prohibido, inmediatamente asociamos la imagen de un ají con cosas como: dolor, fuego y hasta lágrimas. Pero, ¿sabías que los ajíes picantes o el picante como tal pueden ser beneficiosos para la salud?
Es cierto, detrás del telón de lo desconocido se encuentran muchas grandezas y beneficios para el ser humano, pero antes de llegar al meollo del asunto, veamos más de cerca la naturaleza de estos pequeños gigantes del sabor.

Los chiles, conocidos como los reyes de la cocina mexicana, provienen del grupo de los capsicum, un género de plantas angiospermas de las regiones tropicales y subtropicales de América, que comprende a los ajíes, chiles, guindillas, o pimientos y sin estípulas.

Gracias a los escritos de Bernal Díaz del Castillo, primer historiador de la conquista española, y Fray Bernandino de Sahagún, se conocen muchos datos sobre el uso del chile en la dieta de los nuestros antepasados. En sus principios los mayas nombraron a una deidad cósmica que aludía al chile, Zak-Tzys, de hierba y Tzyr, picante, ‘hierba picante’.

Más tarde en la época prehispánica, recibió el nombre de xhilli o tzilli del náhuatl pero no fue hasta la llegada de los españoles a México que recibió el nombre de ají, pimiento y pimenta de las Indias, estos nombres fueron dados al chile debido a que los españoles desconocían este fruto y su sabor picante lo relacionaban con el de la pimienta y trataban de darle nombre castellano a todo lo que encontraban a su paso. Por obra de los españoles, el chile llegó al viejo continente pero muchas de las propiedades picantes de los chiles se perdieron, creando así nuevas variedades de chiles no picosos y que hoy dado a sus muchas variedades, es el condimento más utilizado en todo el mundo.

El autor, profesor y creador del spray pimienta, Kamran Loghman en un artículo para selfgrowth. com, data cómo en tiempos remotos en Panamá, el chile en conjunto con el cacao y el tabaco era utilizado por los shamanes de diferentes tribus para entrar en trance y comunicarse con los espíritus del más allá. Según Loghman, hoy en día los chiles picantes siguen siendo utilizados en las tribus kuna para ahuyentar a los malos espíritus de las niñas en su periodo de pubertad.

LA ESCALA DE SCOVILLE

En lo que respecta al picor, los chiles pueden ser desde muy dulces o suaves a picantes extremadamente fuertes.

Los chiles picantes contienen capsaicina, un componente químico el cual estimula el receptor térmico en la piel, especialmente las membranas mucosas. Hoy en día se utiliza la escala de Scoville para medir el picor de los chiles.

La escala de Scoville fue nombrada por Wilbur Scoville, quien desarrolló el examen organoléptico Scoville en 1912. Éste consiste en una solución con extracto del chile, que es diluida en agua azucarada hasta que el picante ya no puede ser detectado por un comité de examinadores; el grado de disolución del extracto da su medida en la escala.

El número de unidades Scoville (SHU) (del inglés Scoville Heat Units) indica la cantidad presente de capsaicina.

Muchas salsas picantes utilizan la escala Scoville para publicitarse en los centros comerciales. Todos los chiles pueden ser medidos dentro de la escala de Scoville, aunque aun así, las medidas puedan ser imprecisas ya que mucho depende del cultivo del chile y sus factores de crecimiento como la cantidad de exposición al sol y la cantidad de agua recibida a través de su gestación.

EL PICANTE Y LA SALUD

En materia de salud, el chile es mundialmente reconocido por causar estragos a nivel estomacal e intestinal, pero debes saber que también posee muchos beneficios al cuerpo humano, que ingeridos con moderación pueden llegar a ser excelentes aliados del bienestar corporal, como por ejemplo:

Los chiles picantes cuentan con acciones antisépticas gracias a que contienen una gran cantidad de vitamina C y betacaroteno que se encargan de regular la circulación de la sangre, fortalecen el corazón, las arterias y los nervios, eliminan dolores y abscesos, y además son un buen remedio contra el alcoholismo.

Los chiles picantes son un excelente remedio para infecciones bucales a nivel de dientes y encías ayudando a reducir inflamaciones y eliminar dolores.

Un toque de chile picante en polvo aplicado a las raspadas, ayuda a restablecer la circulación sanguínea y aliviar los dolores debidos al reumatismo, y las neuralgias. Los médicos que conocen bien las propiedades terapéuticas del chile recomiendan tomar la mitad de un pimiento picante al día a fin de estimular el sistema nervioso. Incluso se asegura que comer una dosis de picante al día puede ayudar significativamente a prevenir el cáncer.

Así como existen beneficios por los chiles picantes, así también hay perjuicios. Primero que todo, se debe estar claro que no todos estamos acomodados para ingerir picantes, los chiles no deben ser ingeridos por personas con condiciones estomacales, intestinales, problemas del hígado o con trastornos de hemorragias, porque dado al factor irritante de los chiles, solo se agudizarían estos problemas.

El consumo excesivo de picante puede llegar a causar úlceras siendo las bucales las más frecuentes. Éste exceso puede traer trastornos estomacales y problemas en la digestión. Además, con la ingesta de cantidades descontroladas de picante, la temperatura corporal se eleva dejando la piel vulnerable a problemas comunes como el acné y claro, las siempre presentes y temidas hemorroides.

Pero ¿sabías qué el exceso de picante no causa la formación de hemorroides? Solo las irrita. Las hemorroides son solo venas intestinales y la comida picante, al igual que mucha sal o el alcohol, irrita las paredes intestinales, que es donde se encuentran estas, causando la reacción de dolor e inconformidad que muchos conocen.

COMO COMBATIR EL DOLOR

Al momento de sufrir de una incontrolable ola de picor, lo último que se debe hacer es beber agua. Parece irónico ya que lo primero que pide tu cuerpo es un iceberg en un vaso pero el agua solo regará las partículas de capsaicina alrededor de la boca provocando un efecto extendido. El mejor remedio para eliminar el picor de un chile picante son los productos lácteos como la leche, el yogurt o el queso, ya que estos contienen Caseína, una proteína que rodea la molécula de la capsaicina, neutralizándola y volviéndola ineficaz. Muchas personas aseguran que la papaya funciona como un milagro.

Con esto en mente, ahora puede dejarte llevar por ese pequeño impulso y atreverte sin miedo a entrar a la aventura de comer picante. Solo recuerda mantener la dosis diaria a un nivel moderado y de tener tu santo remedio a mano en caso de que las cosas salgan más calientes de lo esperado.

Sergio Landero @La Estrella de Panamá

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *