Hablemos De Bagels

on

Ok, ¿qué quieren que les diga?….. ….. …. …. .. .

Será mejor empezar por el principio. Los bagels nacen un Polonia gracias a un panadero preñador [a quien llamaremos panadero A] que le quiso hacer la pacheca a otro panadero [a quien llamaremos panadero B]. Resulta que el panadero B eran conocido en el pueblo por ser el creador del “bublik”, un tipo de pan parecido a una “rosquita panameña”  o en otros términos, muy parecido a un bagel solo que más delgado, más denso y con un agujero en el centro lo suficientemente grande como para usarlo de brazalete. Ahora, el panadero A, lleno de furia polaca y 100 kilos de harina sin uso, decidió hacerle la competencia al panadero B creando algo más suave, más rellenito y más preñador.

Hace ya poco más de un mes, fui con mi gente a un lugar llamado New York Bagel Café, a la oreja izquierda de la Cabeza de Einstein en El Cangrejo, y les tengo que confesar que  ¡QUEDÉ CREYENDO! , al punto de entrar en una rutina diaria de antojos por bagels, parecía una mujer con 11 meses de embarazo (es un chiste, soy hombre y las mujeres solo duran un máximo de 9 meses embarazadas… lo sé). Así que, cansado de estar a la merced de este fantástico establecimiento de delicias horneadas, emprendí mi aventura hacia la tierra de los bagels. Aclaro, es la primera vez que hago bagels desde que estaba en la escuela de cocina, no me juzguen.

Ingredientes:

  • 1 1/4 taza de agua tibia. 
  • 1/2 cucharadita de levadura.
  • 4 tazas de harina.
  • 1 cucharada de sirope de maíz.
  • 1 cucharada de melasa.
  • 2 cucharaditas de sal.
  • 4 cucharaditas de azúcar.
  • 1 clara de huevo.
  • Sabores para tu bagel.

¿Y… qué hago con todo esto?

  1. Primero, disuelve la levadura dentro del agua tibia.
  2. Luego mezcla todos los ingredientes, a excepción de la clara de huevo, en una batidora y mezcla bien. (No hay fotos de estos procedimientos porque por un momento perdí la fe en los bagels y por eso me disculpo).
  3. Una vez hayas hecho tu masa, déjala repostar hasta que doble su tamaño.
  4. Divide la masa en 12 partes iguales, haz un gusanito con cada masita y luego une los bordes haciendo una rueda. Recuerda trabajar siempre sobre un área enharinada para que no se te pegue la masa.
  5. Luego, pon a hervir unas 6 tazas de agua y mete los bagels poco a poco dentro del y déjalos flotar 30 segundos de cada lado. Esto se hace para que los bagels tengan esa cubierta crocante por fuera y se mantengan suaves por dentro. ** Si tus bagels se hunden en vez de flotar, puede que la levadura que utilizaste no este buena**.
  6. Una vez que vas sacando los bagels del agua los puedes ir alineando en una placa de metal engrasada y así mismo puedes ir brochando por encima la clara de huevo para entonces empezar a ponerles el sabor de tu preferencia por encima.
  7. A 425º en el horno por aproximadamente  35 minutos o hasta que veas que se tornan de un color caramelo o dorado.

Después de tanto trabajo por un par de bagels, he llegado a la conclusión de que… seguiré comprando bagels. Soy Bollo, no perfecto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *